I love New York y sus dulces


Tengo suerte. Ya lo sé. Porque todos me lo repiten una y otra vez: ¡qué suerte tienes de irte de viaje a Nueva York! Sí, he estado en Nueva York en Reyes, retomando una vieja tradición familiar: viajar en Navidades. Y seguro que lo estáis pensando: ¡Alá! ¡Qué suerte! Pues sí, la suerte de tener unos padres que me quieren lo bastante como para llevarme con ellos, aunque sea ya mayorcita. Pero, ¡ojo! A cambio tenía que hacer de guía, traductora, relaciones públicas y buscadora de red Wi-Fi abierta y gratis. Lo malo, es que nos hizo un frío polar. Llegamos hasta los -13ºC y no Fahrenheit. Con lo que me encanta Nueva York, tengo más poca suerte con el clima.

 

La primera vez que estuve (este viaje me lo pagué yo y usé los ahorros de toda mi vida) fue en julio y fue el otro extremo: una ola de calor. Y las temperaturas alcanzaban los 110ºF, esta vez, Fahrenheit, y ni quiero saber cuánto es en centígrados. Lo único que sabía era que tenía mucho calor, que mi sudor se evaporaba y daba las gracias al universo por la existencia de las litronas de Coca-Cola que me bebía una tras otra. Fue tal calvario que una de mis amigas está convencida de que se le coció un órgano. Aun así, si me preguntáis qué prefiero entre los dos extremos, me quedo con el frío, sin duda. Pero vayamos al copito de nieve, XD. Aproveché el viaje a NYC para probar un montón de dulces usamericanos en directo. Y eso que me quedan unos cuantos sitios todavía por visitar.

Magnolia Bakery.

Los que me seguís en Facebook, ya habéis visto las fotos de la Magnolia Bakery de Grand Central Terminal. Ya lo sé, no es la auténtica tienda, pero es que la tenía a mano. Magnolia Bakery cuenta con tres tiendas en Manhattan de las cuales una es muy famosa por estar al lado de la casa de Sarah Jessica Parker en el Village y salir en la serie Sexo en Nueva York. Tanta fama que tenía, había que probar los bichitos. Compré dos: Red Velvet (mi favorito) y de coco, por 7$. Y la verdad que mereció la pena. Eran muy suaves, nada empalagosos y muy esponjosos. Eso sí, te tiene que gustar el buttercream.

Magnolia Bakery de Grand Central Terminal en Nueva York

Red Velvet cupcakes de Magnolia Bakery Nueva York

Cupcakes de Magnolia Bakery Nueva York

Cupcakes de Red Velvet y de coco en su cajita de Magnolia Bakery

Paris Baguette Café Bakery.

Con el frío que hacía, nos alimentábamos a base de sopas y bocadillos calientes. Pero, de vez en cuando, nos dábamos un homenaje con bien de azúcar y de nata para compensar las calorías quemadas. Muy cerca de nuestro hotel, en Lexington Avenue, se encuentra una pastelería “a la française” con un montón de dulces de mi país de nacimiento. Macarons, tartes aux fraise, canelés de Bordeaux y… ¡Cronuts! No eran los de Dominic Ansel, cuya tienda se encuentra en el Soho, pero no le iba a hacer asco. Me dejé seducir por un Fraisier con unos fresones del tamaño de una bola de tenis (muy americano, ¿verdad?) y probé una cosa que me llama la atención en todas las pelis navideñas: The Hot Cinnamon Cider. Sidra dulce caliente con canela. Pues, estaba bien rico e hirviendo y fantástico para calentarse las manos y la tripa.

Tartas varias del Paris Baguette Nueva York

Macarons de Paris Baguette Nueva York

Fraisier y Cronut de Paris Baguette Nueva York

Fraisier de Paris Baguette Nueva York

Sidra calienta con canela de Paris Baguette Nueva York

Key Lime Pie.

El Fogo de Chao es un restaurante brasileño, también conocido como churrasquería, que se encuentra en frente del MoMA, y al lado de la tienda de Manolo Blahnik, el zapatero favorito de Carry Bradshaw. Además de servir la carne a la brasa, con espada incluida, este precioso restaurante Art Deco (tenía la impresión de estar en un capítulo de Mad Men) tiene unos postres de infarto: copa de papaya, tarta de queso con dulce de leche, fondant de chocolate, helados y… el Key Lime Pie. ¿Qué es? Otra tarta que sale en las ficciones americanas. Es una tarta de limón con merengue de lima y es un postre típico de Florida, de la zona de los Cayos, o Keys, de ahí el nombre. Yo que no soy fan de la tarta de limón, está era una maravilla. Será una próxima receta.

Key Lime Pie de Fogo de Chao en Nueva York

Tarta de Oreo con helado de vanilla y chocolate fundido.

Esta mega guarrada, típica del Foster’s Hollywood, es del Friday’s (T.G.I). No es muy glamour, no es muy fisno, pero eso sí que es auténtico Made in USA.

Tarta helada de Oreo del Friday's (T.G.I) Nueva York

Bombones de Godiva.

Ya cuando teníamos que volver a casa, arrasamos en el Duty Free del aeropuerto JFK y aprovechamos la ocasión para probar los famosos bombones de Godiva. Bonitos por fuera y… también por dentro. ¿Qué hay que añadir cuando ves escrito “chocolateros belgas”? Y además, vienen en una caja que da pena abrir. Eso sí, los americanos son los reyes del packaging.

Caja de bombones Godiva

Surtido de bombones Godiva con mensajes

Para babear ante el escaparate.

Tras recorrer todo Madison Avenue, nos encontramos con la tienda Ladurée pero, igual que vosotros, me quedé contemplando el escaparate…

Escaparate de la tienda Ladurée en Madison Avenue, Nueva York.

Arbol de macarons del escaparate de la tienda Ladurée en Madison Avenue, Nueva York.

Quedan aún muchos sitios por descubrir y por probar en Nueva York, una buena excusa para repetir viaje, pero sin frío, ni calor, ¡por favor!

¡Feliz año amigos!

Galleta muñeco de nieve del Starbucks Nueva York

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s