Pamplona de mis odioamores


A veces la odio y otra veces la adora. A veces me entran ganas de hacer las maletas y de huir de ella pero siempre vuelvo. No sé qué tiene Pamplona que haga que me vuelva bipolar. La realidad es que va a hacer casi 10 años que pisé por primera vez la capital foral y aunque me marche, siempre acabo volviendo. Y tengo mis rachas de “no hay nada que hacer”, “la gente es un coñazo”, “me largo para Madrid”… hasta que algunas cosicas hagan que me reconcilie con ella. Llevo un tiempo descubriendo sitios muy chulos con eventos muy interesantes. Uno de ellos tuvo lugar hace unas semanas en la cafetería La Guillotine, donde asistí a una cata de café. Para ser exacta, de infusiones de café, que viene a ser el café primitivo.

Cata de café en La Guillotine

Cata de café en La Guillotine

Café frappé

Cata de café en La Guillotine Cata de café en La Guillotine Cata de café en La Guillotine Cata de café en La Guillotine Cortado de La Guillotine

Gracias a la sabiduría cafetera de Raúl Alonso, los presentes y yo pudimos descubrir diferentes formas de hacer café y que del mismo café, el sabor cambia según la façon. Tampoco os voy a hacer un resumen de la cata, más que otra cosa porque no cogí apuntes y no era mi intención. Más que contarlo, os invito a visitar La Guillotine y, cuando se dé el caso, asistir a un evento tan curioso e interesante como éste.

Luego, ese mismo fin de semana, de esos findes que no tienes plan concreto pero que acabas haciendo mil cosas, quedé con mi amiga Leire para que me hiciera por enésima vez de modelo para el curso de fotografía, que he acabado y con sobresaliente (jijijijijijijiji). Entre sesión de fotos, risas, momento bricomanía en el salón y charleta existencialista de mujeres solteras que rondan los 30, la compañera de piso de Leire nos dio a probar la delicia de licor de Pacharán con chocolate Wild Dream 2 de Baines. ¡Es sábado, es el momento alcohólico de la semana!

Licor de Pacharán y chocolate

Y para rematar, por fin probé la cerveza San Fermín, la primera una cerveza artesanal elaborada en Navarra con productos locales y cuya existencia se debe a un antiguo compañero de trabajo. Si os gustan las rubias suaves y con un intenso sabor frutal, es vuestra cerveza. Y así entonamos para las fiestas, ¿no?

Cerveza San Fermín

Y para acabar, algo que no tiene nada que ver con la comida. Fui a la presentación del libro Los lunes me odian de Laura Santolaya, a.k.a P8ladas. A menos que vivas en Madrid o en Barcelona y que tengas una Fnac a mano, es muy difícil asistir a una firma de libros de una persona que publique a nivel nacional y que me interese. Y a veces, Pamplona tiene sus ventajas, que algunos autores locales vuelven a su tierrica para el gozo de los navarricos.

Presentación de Los lunes me odian Los lunes me odian - P8ladas Dedicatoria

En fin, que Pamplona es tan desesperante como adorable, tan fría como cálida, tan rural como exquisita, tan, tan… En 10 años, todavía no he visto nada de lo que puede albergar.

Anuncios

3 comentarios en “Pamplona de mis odioamores

    • Gracias Joni por tu comentario. Seguramente, habré confundido los comentarios de uno de los socios creadores de la cerveza San Fermín e hice este resumen poco preciso. Por lo que sé, esta cerveza está elaborada en Navarra con productos navarros. Ahora, si es la primera, (yo entendí que sí), ya es un tema de periodismo de investigación y no es el propósito de este blog, ni de este post, que es compartir experiencias personales. Disculpa las molestias. Saludos 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s