De la tableta al cazo, del cazo a la taza y de la taza al paladar. Umm, chocolate


¡Ya estoy aquí! Hace varios meses que Chris me animó a participar en su blog sabiendo que también me gusta la cocina, aunque no se me da tan bien como a ella, pero yo lo intento (y me como todo lo que hago esté como esté porque no se puede tirar nada). A ver, que tampoco se me da tan mal, aunque me falta paciencia. Además me gusta y me relaja, así que yo a mi ritmo.

Bueno antes de comenzar, decir que Chris y yo además de la cocina, tenemos otros dos puntos en común. Uno de ellos es el Periodismo. Nos conocimos en nuestra querida Pamplona en la universidad y desde entonces ahí seguimos aguantándonos. Cierto que cada una tira para un lado en esta profesión, pero eso es lo bueno porque así nos complementamos. Y el otro factor común es el gusto por el social media, el marketing digital, seo… A lo que afortunadamente de momento me puedo dedicar.

En fin. Y ahora a lo importante. Estaba revisando los vídeos del blog y he dicho ¡voy a empezar para darle una alegría! Mi primera receta pensaba ser un batido (ya os lo pondré en verano) pero como ya empieza el frío he decidido hacer honor a Chris e incluir nuestro ingrediente favorito: chocolate (ahí está el cuarto punto en común). Así que vamos a preparar chocolate a la taza. Pero nada de paladines ni historias medio hechas. No, no. Aquí una merienda o desayuno como Dios manda. Para mí un domingo con frío, esta merienda me parece lo mejor del mundo, así que espero que os ayude a vosotros también a entrar en calor y endulzaros esos días de invierno.Chocolate a la taza

En mi casa siempre ha sido mi padre quien nos lo ha preparado, así que le tengo también especial cariño por eso. Me rijo por sus medidas, así que si no os gusta, las culpas a él (ji ji). Lo primero que hay que hacer es comprar el chocolate: chocolate Valor a la taza. A no ser que conozcáis otro como los de las tiendas especializadas en chocolate, éste está muy rico y tiene más sabor que el que viene en polvo. Cuando tengamos el chocolate, hay que echar en un cazo tantas tazas de leche como tazas vayáis a tomar. Después, hay que rallar el chocolate o cortarlo en trocitos muy pequeños para que se haga antes. Hay que coger cuatro cuadraditos de la tableta por cada taza de leche (taza grande, no de café de después de comer). Una vez que la leche está caliente, se incorpora el chocolate y se baja el fuego hacia la mitad y se remueve lentamente. Y así durante una hora más o menos, así que decid a alguien que os haga compañía para pasar el rato. Es mejor utilizar leche entera porque queda más espeso y si lo queréis más líquido, pues echáis más. Así de sencillo.

Es todo por el momento así que ¡qué aproveche! Umm se me hace la boca agua solo de pensar en esta receta. A vuestra elección os dejo con qué lo queréis acompañar (me encantan los bizcochos de Soletilla y un buen trozo de pan de pueblo).

Por cierto, si a alguno de los que seguís este blog os gusta el social media, podéis encontrarme en crisibanezlera (también con un poquito de humor).

Anuncios

2 comentarios en “De la tableta al cazo, del cazo a la taza y de la taza al paladar. Umm, chocolate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s