Sobaos pasiegos, y no sobados


De merienda, sobaos

Lo que más me encanta de mis orígenes pasiegos son los postres. Porque el pasiego tiene la virtud de ser muy goloso y, en general, se inyecta azúcar en vena. Justo después de la quesada, mi postre favorito es el sobao. Pero no el de Martínez, y demás marcas industriales que existen en el mercado. Tampoco me gusta cualquier sobao de Cantabria o de la Vega de Pas. Me gustan los sobaos de El Macho, que podéis encontrar en algunos Delicatessen. Y también, los sobaos de mi tía-abuela Mercedes, mi ‘tercera abuela’.

De ella, heredé parte de la pasión por los postres y, sobre todo, las recetas originales “made in la Vega de Pas” de la quesada y de los sobaos pasiegos auténticos. Hace unas semanas, el aburrimiento veraniego y un pedazo kilo de mantequilla para reposteros animó a mi madre a honrar la memoria de mi tía-abuela Mercedes e hice con ella un sobao pasiego a lo bestia.

Como no nos apetecía preparar moldecitos de papel, ni cortas ni perezosas, hicimos el sobao en un molde normal. En plan súper bizcocho. Pero la receta original de mi tía-abuela era para hacer un kilo de sobaos y mi madre decidió dividir las medidas al cuarto para hacer un “pasieguito” para 4 personas.

¿Qué lleva?

¡Ojo! Todo a temperatura ambiente.

3 huevos
250g de mantequilla blanda (si es de repostería profesional, mejor que mejor)
250g de azúcar
250g de harina de repostería (es decir que contenga un poco de levadura. Si no, añadir una cucharadita a la mezcla)
1 chorro de ron añejo Negrita
1 pizca de sal

Masa sobaosMasa sobaosMasa sobaos, molde

¿Cómo se hace?

Batir los huevos con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva blanca y espumosa.
Añadir la mantequilla blanda y cortada en trocitos.
Una vez que todo esté bien mezclado, incorporar poco a poco la harina y una pizca de sal.
Echar un chorro de ron Negrita al gusto.

Personalmente, me encanta esta marca de ron porque es muy aromática. Sin embargo, aunque se venda la marca en España, el ron añejo que uso es más fuerte que el que se vende aquí ya que, en Francia, se vende ese ron solo para la repostería. Es tan fuerte que, si te lo bebes, te puedes quedar ciego. ¡Pero es que es tan rico!

Ron añejo Negrita

En un molde anti-adherente cuadrado, verter la mezcla y hornear durante 25-30 minutos a 180ºC, en un horno precalentado, claro. Tiene que quedar muy esponjoso y tostadito por encima. Si veis que le falta un poquito pero que ya está tostado, suelo apagar el horno y dejar 10 minutos más al calor para que acabe de hacerse. Dejar enfriar y desmoldar.

Si os gusta la papiroflexia, y queréis hacer sobaos individuales, el tiempo de cocción sería de 15 minutos a la misma temperatura.

Sobao pasiego

Hace unos años, descubrí el origen de los sobaos en una columna de Martin Ferrand en XL Semanal. Al no poder encontrar el artículo en el suplemento de Vocento, os dejo el enlace del blog Metiéndose en harina que recoge el texto del periodista.

Anuncios

3 comentarios en “Sobaos pasiegos, y no sobados

  1. He probado los sobaos deEl Macho y son como meterte mantequilla en vena y para empujar ayudarte de azúcar. Pero he de reconocer que están deliciosos. Ahora que ese toque del ron es lo que más me ha gustado, creo que cambiaré el gusto y pasaré a probar los tuyos y que razón con lo de “sobaos” que pasa lo mismo que con “el bacalao de Bilbao”….:)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s