Tarta fácil de ciruelas mirabel


Tarta de ciruelas mirabel

Todos los veranos, mi madre y yo nos dedicamos a recoger las ciruelas mirabel que tenemos en el ciruelo del jardín de mis padres. Cada dos veranos, la cantidad de fruta que da ese árbol es tan descomunal que no podemos comerlas todas y tenemos que ingeniárnoslas para regalar bolsas de ciruelas, congelarlas, hacer mermelada o hacer una tarta. De aquí el primer post de la sección “Postres viejunos”.

La tarta es muy fácil de hacer, de ahí el uso de ese adjetivo en el título. Podría haber usado “exprés”, pero quitar el hueso de las ciruelas es un trabajo largo y doloroso para los dedos.

¿Qué necesitamos?
– Una base de masa de hojaldre – Si sabéis hacerla, genial. Yo no.
– Ciruelas mirabel sin hueso – ¿Cantidad? Todas las que quepen en la masa.
– Azúcar blanco y moreno
– Mantequilla
– Canela en polvo

¿Cómo se hace?

Primero, extendemos la masa de hojaldre en un molde para tartas, hacemos agujeros y la metemos al horno 10 minutos, el tiempo que se haga. En general, suelo seguir las instrucciones del envase. No me complico la vida.

Una vez la masa dorada, dejamos enfriar un poco y colocamos una primera capa de ciruelas. Echamos un poco de azúcar blanco y moreno, la canela en polvo y trocitos de mantequilla en esa primera capa. Repetimos la operación una segunda vez y hasta rellenar el molde. Cuanta más fruta, mejor.

Aprovechamos que el horno está aún caliente para meter otra vez la tarta. Dejamos hornear 20-25 minutos a 200 grados, hasta que esté la capa superior bien caramelizada y procurando que los bordes del hojaldre no se quemen.

Ya está, no tiene más misterio. Podéis hacerla con otras frutas, como manzanas cortadas en láminas muy finas. Si os soy sincera, la receta original de esta tarta es con manzanas y la hace mi tía que vive en las Landas, en Francia. Lo bueno de esta tarta de manzana es que, tradicionalmente, la suelen flamear con Armagnac y queda… de rechupete.

Tarta de ciruelas mirabel

PD: La ciruela mirabel es de color amarillo. En la foto, las frutas están oscuras porque tenía una de esas bolsas de ciruelas congeladas, y con el tiempo se oxidan. Sin embargo, el sabor se mantiene y os aseguro que no sienta mal ya que me comí solita la tarta entera. Con frutas frescas, el tarta sería más amarilla pero igual de rica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s